¡Bombones de San Valentín!

12/02/2019 15:19h

Hacer bombones caseros tiene muchísimas ventajas, porque además de elegir un buen chocolate para su preparación, podrás hacerlos de muchas variedades, totalmente a tu gusto, con frutos secos, chocolates diferentes, con fruta, etc. ¡Las posibilidades son infinitas! y utilizarlos para regalar con una bonita presentación.

 

Consejos para hacer bombones:

- Los moldes que utilicemos deben de ser especiales para bombones, no sirven moldes de hielo, ni de gominolas.

- No debemos engrasar el molde.

- Lo mejor es preparar los bombones 2-3 días antesy los guardarlos en un recipiente hermético en la nevera.

- Lo más importante es elegir un buen chocolate de calidad.

- Podemos decorar nuestros bombones para que queden más bonitos, con texturas, virutas o polvos de colores.

 

Los mejores chocolates para hacer bombones:

- Chocolate con leche Valor (300gr): Buen sabor, se manipula bien y aguanta perfectamente el desmoldado.

- Chocolate blanco Lindt: Manipulación y sabor extraordinario.

- Chocolate negro con pepitas de cacao tostado Hacendado: calidad-precio muy bien, buen sabor y muy buena manipulación.

 

 

Procedimiento:

1. Tenemos que atemperar el chocolate poco a poco, así quedará brillante y con la superficie lisa. En el microondas, cada 30 seg. removeremos para que no se queme y al baño maría, echaremos en el cazo 2/3 partes del total del chocolate, una vez que esté muy caliente, retirar del fuego y echar la tercera parte de chocolate, de ésta forma le bajaremos la temperatura y el brillo será espectacular.

2. Verteremos el chocolate en el molde de bombones. Pondremos un poco y daremos un golpecito contra la encimera para eliminar burbujas de aire. Y así hasta llenarlo del todo.

3. Si queremos rellenarlos, hay varias formas de hacerlo:

- Si el relleno es cremoso: Podemos hacer una primera capa de chocolate, dejarla enfriar y cuando endurezca añadir el relleno, y cubrir con otra capa de chocolate. Y a la nevera.

- Si el relleno es sólido (fruto seco, etc.): Llenaremos el molde hasta la mitad, introduciremos el relleno hundiéndolo un poquito y cubriremos con otra capa de chocolate.

- O podemos ir probando como queda el relleno integrado de manera irregular dentro del chocolate, etc.

4. Con la ayuda de una espátula, eliminaremos el sobrante de chocolate de la superficie del molde, para que quede lisa y perfecta.

5. Introduciremos los moldes en la nevera para que endurezcan. Y cubriremos con film de plástico, para evitar que absorban olores de la nevera.

6. Cuando ya hayan endurecido, desmoldaremos y guardar en un recipiente hermético.


Si te animas a hacerlos... Sube una foto a las redes sociales y etiquétanos. ¡Nos encantará verlo!